10 consejos para planear y disfrutar tu licencia de maternidad


 

Hoy en día somos muchas mamás las que trabajamos. Lo hacemos por muchas razones: porque nos encanta lo que hacemos, porque queremos dejar una huella o cambiar algo que no nos gusta, porque necesitamos nuestro salario, para darles un buen ejemplo a nuestros hijos o una combinación de motivos.

Planear bien nuestra licencia de maternidad es la clave de poder disfrutar plenamente de nuestro bebé sin que nos tengamos que preocupar (tanto) por el trabajo.

Aquí te paso unos consejos:

  1. Piensa muy bien cómo quieres que sea tu licencia de maternidad

Apenas sepas que estás esperando un bebé, piensa cuales son tus planes para su llegada. ¿Cuánto tiempo quieres tomar? ¿Como te reincorporarías de nuevo a tus funciones?

  1. Habla con el personal de recursos humanos y con tus jefes directos

Averigua cuales son las políticas de tu empresa en cuanto a licencias de maternidad. Tienes que preguntar cuantos días de vacaciones tienes disponibles y si puedes tomarlos en adición a la licencia para que pases más tiempo con tu bebé. Usualmente, las mamás con un embarazo normal prefieren trabajar lo más posible para así pasar más tiempo con el bebé al sumar a la licencia de maternidad las vacaciones.

Consulta a tu médico antes de tomar cualquier decisión.

  1. Empieza los trámites ante la Caja del Seguro Social

Este trámite es engorroso. Te aconsejo que empieces con tiempo pues es esencial para que recibas salario mientras no estás trabajando.

  1. Mira tu lista de compromisos y proyectos

Trata de completar lo más posible en tu segundo trimestre que es cuando usualmente te sentirás mejor.  Una licencia de maternidad calmada usualmente se traduce a mucho trabajo antes pero vale la pena el sacrificio.

  1. Da aviso con tiempo adecuado

Avisa a tus clientes y supervisores con tiempo acerca de las fechas en que estarás ausente de la oficina. Así mismo, pide que te asignen a una persona para entrenar y que ayude con tus funciones mientras no estás. Debes entrenar a esta persona con meses de antelación para que esté al control del puesto y pueda resolver cualquier inconveniente en tu ausencia.

  1. Escribe procedimientos y prepara listas para todo

Muchas veces, y en especial si llevamos anos en un trabajo, hacemos las cosas casi que por inercia. Toma este tiempo para documentar todo lo que haces a detalle. Esto ayudará a la persona que te asistirá en tu ausencia. Así mismo, te hará mejor profesional. Tener que pensar en todos estos pasos hará que perfecciones tus sistemas y minimizarás contratiempos. Yo soy fanática de las listas como cualquiera en mi oficina puede atestiguar. Aunque haya hecho un proceso miles de veces, siempre las utilizo y no hay vez que me hayan sido útiles.

  1. Programa mensaje de correo en tu ausencia

El mensaje que pondrás en tu correo dependerá de tu empresa. Algunas ya tienen un formato prestablecido mientras otras inmediatamente harán que tus correos lleguen a otro colaborador.

Si te permiten escribir tu mensaje de ausencia, te recomiendo poner la siguiente información a fin de mantener a todos informados y al mismo tiempo que te respeten el tiempo con tu bebé:

–          Fecha en la que estarás de regreso

–          Con cuanta frecuencia revisas el correo

–          En cuanto tiempo pueden esperar una respuesta de parte   tuya

–          Correo al que pueden escribir si tienen una consulta o una urgencia

–          Si aplica, un enlace a una página de preguntas frecuentes o de recursos

El punto es dejarle saber a la persona que no estarás respondiendo como de costumbre a la vez que le das opciones como información adicional o el contacto de algún asistente pues nunca queremos dejar a un cliente desatendido.

  1. Revisa tus gastos

Ahora es el momento de revisar nuevamente tus gastos. Aunque tengas un presupuesto establecido, revisa nuevamente donde gastas el dinero y has espacio para los gastos que conllevan este bebé.

  1. Piensa en el futuro

Ya una vez tu bebé pase esos primeros meses y te sientas más en control de la situación, puedes tomar el tiempo entre siestas para pensar realmente que quieres en tu vida.

Miras con ansias volver a regresar a tu trabajo? , o por el contrario, el tiempo fuera te ha hecho pensar que quieres hacer algo más.

Aprovecha este tiempo (con salario!) para tomar pequeños pasos hacia otros proyectos que te interesen.

Puede que sea aquella clase que siempre quisiste tomar ya sea porque la necesitas para una promoción o porque es un tema que te encanta, o piensa en  aquel negocio con el que has sonado siempre. No tienes que empezar a toda máquina, pero si de verdad quieres un giro en tu vida, puedes empezar a planear ahora.

  1. Prepárate para lo inesperado

No te voy a mentir, a veces pasan cosas que no planeamos. Con mi última hija, literalmente estuve enviando instrucciones para una transacción desde el hospital 5 minutos antes de la epidural. Por suerte cuento con un equipo estelar y todo salió bien, pero créanme que mi plan no era ese.

Con los bebés y con el trabajo las cosas no siempre salen como lo planeamos. Lo importante es tener los canales de comunicaciones abiertos tanto en nuestra empresa (con compañeros y supervisores) como con los clientes.

Si quieres ser emprendedora, baja mi libro completamente gratis: “Empieza antes de estar lista- las 20 tareas que puedes ir haciendo para arrancar tu propia empresa mientras trabajas para alguien más” Busca mi libro gratis

BAJA GRATIS "EMPIEZA ANTES DE ESTAR LISTA"- Aprende como se arranca un negocio.
Marketing by