Construye un negocio, no un puesto de trabajo

Muchas personas sueñan con renunciar y trabajar para sí mismas, ser su propio jefe y tener la libertad de abordar solamente a los clientes y los proyectos que aman. Estas personas tuvieron una idea de negocio y decidieron dar ese gran paso. 

Sin embargo, lo que no se dan cuenta es que hay una gran diferencia entre construir un negocio y ser un trabajador independiente o freelancer.

Los dueños de negocios escalan sus ingresos.

Los freelancers intercambian dólares por horas y sus ingresos dependen de las horas que tengan disponibles para trabajar.

Si quieres más dinero, tienes que trabajar más.

Si, es verdad que puedes trabajar desde donde quieras pero lo cierto es que si no buscas ayuda te verás trabajando al punto de extenuación.

Los dueños de negocios aprovechan las habilidades y el talento de los demás.

Los freelancers solo confían en sus propias habilidades. Si no lo sabes hacer o te toma más tiempo, te limitas.

Lo que tu en realidad quieres es tener un negocio, no ser una freelancer.

No te asustes con lo que piensas que serán las responsabilidades de un negocio. En realidad, no tiene por qué ser complicado ni muy caro de operar si lo haces correctamente.  

Recuerda que un negocio no es más que la puesta en marcha y engranaje de muchos sistemas o pasos. Como emprendedor tu función es crear estos sistemas y ponerlos en manos de alguien y solo supervisar… no trabajar en ellos.

¿Desanimada todavía? No lo estés. Muchos dueños de negocio comenzaron como freelancers y hoy disfrutan del apalancamiento que solo un negocio puede traer.

La clave es no quedarte ahí. Para este blog estoy asumiendo que ya eres muy buena en lo que haces y que tienes un flujo continuo de clientes.

Estos consejos lo ayudarán a construir un negocio sostenible en lugar de solo otro trabajo.

  1. No intentes hacerlo todo tú misma.

Desarrollar un negocio sostenible requiere que aproveches los talentos y el tiempo de los demás. Si bien puede parecer rentable hacerlo todo tu misma, especialmente en la fase inicial, cuando es probable que tengas más tiempo que dinero, no te lo recomiendo. Esto es un camino hacia el agotamiento y el estrés que no te llevará a los resultados que buscas (ni monetarios ni emocionales).

Lo primero que debes hacer es separar tus tareas en aquellas que amas y que son especialmente adecuadas para ti y aquellas que no te agradan y en las que piensas que alguien hace mejor.

Si sientes que no puedes darte el lujo de subcontratar en este momento, comienza con detallar cada tarea y sistema para que cuando puedas contratar ya tengas un plan para darle a esta nueva persona que entra a tu negocio.

Cuando empiezas un negocio, te toca ponerte todos los sombreros, pero la idea es que te los vayas quitando de la cabeza poco a poco y entregando a tu equipo.

 

  1. Planifica y Automatiza

No creas un negocio que requiera que estés “en la oficina” todos los días.

Al principio, es posible que tengas que estar más disponible, pero definitivamente debes estar planeando para el día en que puedas estar “fuera de cobertura” durante largos períodos de tiempo.

Hay algo que muchísimos emprendedores olvidan: El negocio debe trabajar para ti, no tú para el negocio.

Esto se logra así:

  • Teniendo empleados o contratistas de confianza que puedan manejar las cosas cuando no estés disponible. Debes contar con empleados o contratistas que te ayuden a manejar tu negocio de acuerdo a tus parámetros. Como dije anteriormente, al principio no tendrás empleados, pero si puedes tener descripciones exactas de puestos de trabajos y/o obligaciones y tener a contratistas quienes cobran por trabajo fijo o por hora.

Por ejemplo, ahora mismo en mi negocio yo tengo contratados a un contador, una editora y a una asistente virtual. Con planificación anticipada yo sé que puedo delegar muchas de las tareas para que el negocio siga funcionando aun cuando me ausento. Ya tenemos un plan y cada parte sabe cómo se ejecuta.   Es decir, como dueña de negocio yo sé como encajan todos los sistemas que tengo: ventas y mercadeo, operaciones, finanzas, recursos humanos y liderazgo en un solo “paquete” y sé dirigir las tareas que cada uno de estos pilares conlleva.

  • Aprovecha las herramientas de automatización. Hoy en día la tecnología esta de nuestro lado. Aprende acerca de sistemas de respuestas automáticas, autowebinar, etc. Tu página web debe hacer mucho del trabajo por ti. Si no tienes una página que venda mientras duermes no lo estás haciendo correctamente.

Te recomiendo una herramienta que se llama Zapier.

Tómate tu tiempo y aprende como se enlazan servicios para que tu negocio funcione mejor. Por ejemplo, yo tengo un sistema de correos automatizados, una agenda conectada a mi calendario en donde me aparecen automáticamente las citas que me hacen en línea y pago todo en línea con pago programado.  Antes esto lo hubiera tenido que hacer yo misma o una asistente y/o contador. ¡La tecnología nos libera a mi equipo y a mí de muchísimas horas de trabajo y con muchos menos errores!

  • Crea sistemas repetibles para que no siempre estés reinventando la rueda.

Si bien es posible que no pueda salir a la carretera sin acceso a Internet durante semanas, al menos podrás reducir tu carga de trabajo a un check-in diario.

Me gusta utilizar una herramienta que se llama Mavenlink.  

En una de mis empresas, Inlex Pro, gestiono proyectos legales que involucran muchos pasos y muchas partes. Mi responsabilidad es hacer la estrategia del caso y delegar a cada persona su parte del trabajo. Con Mavenlink reviso que las tareas avancen con el presupuesto indicado y en los tiempos establecidos.  Todos los días ingreso a la plataforma y veo como va todo. Si algo está fuera de los tiempos que planeamos, me aparece en rojo. Con una llamada averiguo que está pasando y tomos riendas en el asunto. Ya yo no ando con papelitos, agendas, emails, etc. Lo que antes me tomaba 2 horas hoy en día lo hago en 5 minutos desde mi celular. Pero llegué a este punto por planear y poner mucho del trabajo de antemano.

Como casi todos los trabajos tienen elementos en común, preparo listas de procedimientos que voy ajustando según el caso. De esa forma mis clientes y proveedores de servicios sienten una experiencia pareja cada vez que nos contratan y mi equipo sabe que responder pues ya tienen un manual a su disposición.

 

  1. No trabajes todo el tiempo

No todos los negocios ameritan tener espacio propio y muchas marcas exitosas se operan desde la casa de los dueños por lo menos al principio o en algunos casos siempre pues es parte el modelo de negocios.

Aunque para algunos suene utópico trabajar desde casa, como te podrás imaginar, este arreglo viene con su serie de complicaciones.  

Como siempre hay trabajo por hacer, es fácil encontrarse trabajando en todos los momentos disponibles, a menudo en detrimento de las relaciones familiares. Evita esto siguiendo estos consejos.

  • Establece y mantén horas de trabajo claras. Cuando se trabaja desde casa lo más importante es la eficiencia, establece la cantidad de horas que le dedicarás al trabajo, así como también periodos de descanso. Por ejemplo, por cada hora que trabajes tómate 5-10 minutos, así mantendrás la productividad.

Planifica bien tu día, para que una vez finalice tu jornada laboral no te sientas culpable por no haber aprovechado tu tiempo y puedas desconectarte con más facilidad.

  • Ten una oficina con una puerta que puedas cerrar cuando hayas terminado. Lo ideal es que tengas un lugar en tu casa para trabajar, así porque te mentalizarás en tus asuntos. Si es imposible, escoge un lugar de tu casa donde no circulen personas o circulen muy poco. Es difícil concentrarse si todo el tiempo pasa caminando un familiar que va a la cocina, por ejemplo.
  • Ten un horario de programación para la familia y otras actividades. Dedica el tiempo libre a las actividades que disfrutas hacer. Las tardes y fines de semana son para ti y tu familia, para esto puedes tener nuevos pasatiempos, salir a cenar con amigos o hasta agendar aquellos eventos que te hagan esperar por ellos. Si decides salir a tomar algo después del trabajo asegúrate de evitar hablar de cuestiones relacionadas con trabajo. Dedica ese tiempo a conversar de otros temas de interés que no tengan nada que ver con el día a día. Ten en mente que la vida no es solo trabajo, ¡así que aprovecha al máximo tu tiempo libre!
  • Las vacaciones y el tiempo de inactividad son importantes. Sí es posible que tengas vacaciones. Por ejemplo, esta publicación fue programada gracias a la tecnología que me permite esta libertad independiente.

La verdad es que, en los primeros años del negocio tal vez te sea complicado tomar unas vacaciones apropiadas. Sin embargo, después que tengas una rutina y delegues actividades, podrás hacerlo.

¿Suena imposible? No lo es. Con un poco de previsión y planificación, puedes crear un equipo (y los sistemas que necesitan) para llevar a cabo tu negocio con éxito sin sentirte abrumada y con exceso de trabajo.

Si quieres ser emprendedora, baja mi libro completamente gratis: “Empieza antes de estar lista- las 20 tareas que puedes ir haciendo para arrancar tu propia empresa mientras trabajas para alguien más” Busca mi libro gratis aquí.







BAJA GRATIS "EMPIEZA ANTES DE ESTAR LISTA"- Aprende como se arranca un negocio.
Marketing by