Lo más probable es que has escuchado los términos  “Cuenta de ahorro” y “Cuenta corriente” muchas veces pero, te has detenido a pensar ¿Cuál es la diferencia entre estos dos populares productos bancarios y cuál te conviene tener?

Pon orden en tus finanzas aprendiendo las diferencias entre estas dos opciones; así tendrás un óptimo provecho de tu dinero.

Una cuenta de ahorro, tal y como su nombre lo indica, tiene dos propósitos: ahorrar dinero para pagar algo determinado (casa, carro, vacaciones, etc.) y  guardar dinero para ser utilizado en caso de un gasto extraordinario o emergencia.

Las cuentas de ahorro tienen las siguientes características:

  1. En promedio, las cuentas de ahorro pagan un interés anual de 1% sobre el saldo.
  2. Retiro de dinero. Mediante una  tarjeta de débito o por retiro personalmente en el banco.
  3. Saldo mínimo. Por lo general exigen un saldo mínimo en la cuenta,  pero es bajo.

En el mercado se encuentran también las muy conocidas cuentas de ahorro navideñas. Su propósito es tener ahorrado para los gastos de fin de año.

En las mismas se ahorra, desde enero, una cifra fija semanal  y al final del año el banco le regala una o dos semanas al cliente. Durante el año, el cliente no puede retirar fondos y usualmente el depósito es voluntario.

Una cuenta corriente se utiliza para manejar las finanzas del día a día. Con el dinero depositado aquí se pagan todas las cuentas de la casa. Las cuentas corrientes tienen las siguientes características:

  1. No pagan interés o el interés es muy bajo.
  2. Los retiros se realizan mediante tarjeta de débito o mediante cheques.
  3. Por lo general exigen un saldo mínimo que oscila entre $50 y $300 dólares.
  4. Dependiendo del banco y del tipo de cuenta corriente que se escoja, se puede o no cobrar por exceso de cheques o retiros.

La ventaja de una cuenta corriente es que permite pagar mediante cheque en lugares o a personas que no aceptan tarjeta de débito o cuando cargar efectivo se vuelve complicado. Por ejemplo: el plomero, el busito de escuela de los niños, etc. Mediante los cheques se tiene un récord de lo pagado en caso de reclamo.

 Como hemos visto, los dos tipos de cuenta tienen su propósito y es recomendable tener ambas.

La estrategia que muchos utilizan es que piden que se les deposite su salario en una cuenta corriente y transfieren a una de ahorros una suma fija todos los meses, a fin de comprar algo específico o en caso de emergencia.

 

BAJA GRATIS "EMPIEZA ANTES DE ESTAR LISTA"- Aprende como se arranca un negocio.
Marketing by