I will teach you how to be rich– o, “Te ensenaré a ser rico” es uno de mis libros favoritos. Remit Sethi explica muy bien muchos conceptos financieros.

El presupuesto del hogar es uno de los temas más destacados cuando hablamos de finanzas personales. Esta semana les traigo un concepto distinto al que siempre damos los columnistas financieros.

Usualmente, se recomienda que preparemos un presupuesto en base a nuestros gastos mensuales, en donde ingresemos todo lo que necesitamos para vivir ese mes, incluyendo gastos de cosas no tan necesarias como ropa o entretenimiento.  De esta forma, entendemos el papel que cada dólar juega en nuestra vida mes a mes.

Segun Ramit Sethi en su libro I will teach you to be rich” (Te enseñaré a ser rico), la mayoría de las personas escriben un presupuesto muy bonito pero lo dejan ahí, en papel. Es sumamente difícil pasar nuestro día a día catalogando nuestros gastos, midiendo si nos pasamos del presupuesto en cada categoría y poniendo atención hasta el último detalle.

Sugiere, en cambio, que hagamos lo que él llama “Gasto consciente” que consiste en lo siguiente:

  1. Haz una lista de todos tus gastos mensuales e incluso divide entre 12 aquellos gastos que sabes vienen una vez al año (como el pago de alguna póliza de seguros).
  2. Mira esta lista y determina cuáles gastos son fijos (alquiler/hipoteca, escuela de niños, cable, membresías) y cuáles son gastos variables, es decir, que dependen de nuestro consumo (energía, supermercado, entrenamiento, etc.) y ponlos en dos listas separadas.
  3. Haz un estimado de los últimos 12 meses de tus gastos variables y utiliza el promedio para tener una cifra fija. A continuación anota todos los gastos en una sola lista.
  4. Determina donde puedes negociar un descuento dentro de estos gastos:

Por ejemplo, puedes llamar a la compañía de cable y cambiarte de plan si en realidad no estás en casa y no necesitas tantos canales, o puedes llamar al banco y pedir que eliminen algún tipo de comisión bancaria o que bajen el interés anual que te cobran en la tarjeta de crédito, si has sido un buen cliente desde hace tiempo y has mantenido tus cuentas en orden.

En el libro, el autor también sugiere que canceles cualquier tipo de membresía que no utilices de manera regular, pues sale mejor pagar por uso del servicio. Pone como ejemplo que, en promedio, una persona que paga para ir al gimnasio va sólo ¡4 veces por mes! Sale mucho más económico pagar por cada vez que vayas si no eres un usuario frecuente.

5. Determina cuáles gastos son absolutamente necesarios para subsistir al mes y cuáles sería “agradable tener”. Por ejemplo, es esencial que cuentes con vivienda, comida y electricidad.  No es necesario salir a comer a restaurantes y comprarte ropa.

6. Suma cuánto cuesta exactamente todo lo necesario para vivir al mes, súmale un 15% (porque siempre hay gastos sorpresa) y resta esta suma de tus ingresos mensuales.

7. Ya sabes que no cuentas con ese dinero, pues lo tienes que utilizar para tu día a día.  Se supone que tus gastos esenciales deben ser de alrededor del 50-60% de tus ingresos mensuales.

8. De lo que sobra, vas a ahorrar de la siguiente manera:

  • 10%  para ahorros de jubilación, es decir, a largo plazo (pensión privada en programas como Pro Futuro o Progreso). Este dinero suplementará tu jubilación el día que dejes de trabajar. No se piensa en este fondo hasta dentro de muchos años, pero hay que empezar de inmediato que el tiempo apremia en este tipo de productos.
  • 5-10%- para ahorros de vacaciones, regalos, abono de casa, gastos no esperados, etc. Te sugiero buscar una cuenta de ahorros que pague el mayor interés posible. Incluso, puedes separar esta suma entre ahorros a corto plazo, que los dejas en una cuenta de fácil acceso y entre una cuenta como Mi Meta de Banco General en donde te pagan más interés, pero no puedes tocar el dinero hasta dentro del tiempo establecido con el banco (de 2 a 5 años usualmente).
  • 20-35%: Lo que sobra gástatelo con gusto! En lo que quieras, sin sentir ni un poquito de remordimiento, pues sabes que ya cumpliste con todos tus gastos y metas financieras. Si un mes quieres comprarte una cartera, pues dale. Pero bueno, ya sabes: si se te acaba el presupuesto no podrás salir ni a la esquina ese mes. Tendrás que esperar al siguiente para lucir esa cartera espectacular!

 

Si quieres ser emprendedora, baja mi libro completamente gratis: “Empieza antes de estar lista- las 20 tareas que puedes ir haciendo para arrancar tu propia empresa mientras trabajas para alguien más” Busca mi libro gratis

BAJA GRATIS "EMPIEZA ANTES DE ESTAR LISTA"- Aprende como se arranca un negocio.
Marketing by