La importancia de generar ingresos propios


 

¿Conoces la importancia de generar ingresos propios?

Siempre he pensado que la autonomía económica de la mujer es indispensable y afirmo más mi convicción cuando leo acerca de los femicidios y violencia doméstica que ocurren todos los días.

Si no te ha tocado vivir personalmente o de cerca las secuelas del abuso doméstico, a veces cuesta entender por qué una mujer se queda a lado de un hombre que la abusa de física y verbalmente.

Dicen los expertos que hay muchísimas razones por las que una mujer se queda en una relación abusiva. Sin embargo, el factor económico es muchas veces muy determinante. Si una mujer depende financieramente de su pareja para su sustento y el de sus hijos, es muy difícil que lo deje, aun cuando sabe que está siendo abusada.

Este esquema lo vemos en todo tipo de relaciones y no discrimina por estatus social. Lo mismo pasa en los barrios populares que en la alta sociedad. Las mujeres a veces aguantan calladas maltratos de todo tipo pues no cuentan con los medios para salir adelante por su propia cuenta y/o ya se acostumbraron al estilo de vida que llevan.

Tener autonomía económica significa que la mujer cuenta con las herramientas para ganar el sustento necesario para cubrir los sus gastos mensuales y de sus hijos. Quizás no podrá mantener el mismo nivel económico que goza con su pareja, pero si puede cubrir con los gastos de las necesidades básicas (casa, comida, escuela, salud).

Cuando hablo de las herramientas que generan sustento me refiero a que la mujer cuenta con estudios o habilidades técnicas que le permiten salir al mercado y conseguir un trabajo o que tiene las capacidades y conocimiento necesario para montar un negocio, ya sea sola o asociándose con más personas.

También debo agregar que, además de tener la capacidad de generar ingresos propios, la mujer debe entender conceptos básicos de finanzas y saber preparar y manejar un presupuesto para administrar de manera adecuada el dinero que genera. Por un tema cultural de nuestro país, muchísimas mujeres que trabajan entregan el cheque completo o gran parte del mismo a su pareja pues sienten que un hombre puede manejar mejor el dinero que ellas. Cuando se separan se dan cuenta que aunque han generado ingresos por muchos años, no conocen como funciona el manejo del dinero y deben aprender desde cero.

La realidad es que cada caso de violencia doméstica es un mundo y es imposible generalizar. Sin embargo, mi recomendación a todas las lectoras (incluyendo a las solteras y a todas aquellas en relaciones maravillosas con el príncipe soñado) es que se preparen para el peor de los casos siempre, y que agradezcan infinitamente si nada llega a pasar:

1. Edúcate acerca de finanzas personales. Que no te intimide el tema. Las mujeres podemos hacer todo lo que nos propongamos y la información está disponible en muchas partes. Aprende a manejar y conservar tu dinero y no se lo confíes a nadie al 100%. Si tú lo generas tienes derecho a opinar sobre el mismo.
2. No pierdas la oportunidad de seguir superándote académicamente o de adquirir nuevas habilidades mediante cursos o talleres. Nunca se sabe cuándo se van a necesitar.
3. Ten una cuenta bancaria separada de la de tu pareja y procura ahorrar de forma habitual hasta llegar a tener por lo menos 6 meses de gastos en un fondo de emergencia.
4. Aunque dejes el mercado laboral para atender a los niños, no te alejes totalmente de tu campo de trabajo o de estudio. Procura mantener contacto con tus ex jefes y compañeros y si se presenta la oportunidad, ofrécete para hacer consultorías o trabajo a medio tiempo o temporal.
5. Si ambos pagan por una vivienda, la misma debe estar a nombre de los dos

Espero haber podido ayudar. ¡Que tengas un bonito día!

Si quieres ser emprendedora, baja mi libro completamente gratis: “Empieza antes de estar lista- las 20 tareas que puedes ir haciendo para arrancar tu propia empresa mientras trabajas para alguien más” Busca mi libro gratis 

BAJA GRATIS "EMPIEZA ANTES DE ESTAR LISTA"- Aprende como se arranca un negocio.
Marketing by