El Regreso a Clases..

Este regreso de clases en nuestro país me ha hecho recordar el último verano que pasé antes de entrar al sexto año. En aquel entonces, todavía no sabía que iba a estudiar aunque ya había pasado por varios exámenes que supuestamente miden tus habilidades y aptitudes.

En realidad, yo quería estudiar arquitectura. Sin embargo, la subdirectora de mi colegio me dijo y me dijo que mis notas en física no eran buenas y qué lo mío no podía ser arquitectura y qué era buena estudiante en letras, así que ni modo, me fui por derecho (que tampoco me molestaba, aclaro). Cuento largo que les hago corto, hoy me dedico a derecho inmobiliario y ando entre planos todo el día. Historia con final feliz. 
No obstante, si tuviera 17 años nuevamente, pensaría de manera distinta como atajar el tema de la elección de la carrera universitaria, viendo la realidad de nuestro mundo laboral. Aquí te paso algunos consejos ya sea que estés tratando de decidir que estudiar, si tienes algún familiar o conocido en esta situación.

1. Viajaría más: No entiendo sinceramente el afán por entrar a la universidad de inmediato. Si lo hiciera nuevamente, me dedicaría un tiempo a viajar, conocer lugares y personas distintas. Hubiera obtenido trabajos temporales con el fin de adquirir aptitudes distintas a las que se dan en un aula de clases y haber empezado a estudiar ya con un poco más de madurez y entendimiento del mundo real. Hubiera explorado los muchísimos programas de intercambios culturales o voluntariado internacional y todas las organizaciones mundiales que ofrecen becas y préstamos para los mismos.

2. Escogería una carrera práctica: Antes de estudiar derecho, hice una licenciatura de 4 años en ciencias políticas en los Estados Unidos. No les puedo decir que no me encantó lo que leía y discutíamos en clase. Interesantísimo y hoy en día puedo mantener conversaciones profundas con quien sea sobre estos temas. Sin embargo, siendo realistas, salvo que escriba un libro al respecto (no está entre mis aviones), o vaya a trabajar a una organización mundial (tampoco), este tipo de carrera no tiene mucho futuro desde un punto de vista financiero. Enriqueció mi alma pero hasta el momento ha sido el único aporte que me ha hecho. Sabiendo lo que sé hoy en día, había aprovechado esos 4 años y había ingresado en una carrera totalmente práctica como diseño interior, diseño gráfico, artes culinarias, contabilidad, programación, etc. Cualquier carrera que me permita trabajar por mi cuenta cuenta acabada de graduar. Esas carreras de las que te gradúas sabiendo pues hiciste práctica durante 4 años y no solo estudiaste teoría en libros.

3. Una licenciatura no siempre es la mejor opción: Tomando un poco de la idea anterior, no siempre la licenciatura es la mejor opción para todos. Hay muchas profesiones que se dan en menos tiempo y son altamente provechosas. Si lo volviese a hacer nuevamente, exploraría con mucho detalle todos aquellos programas técnicos con duración menor a los 4 años.

4. Entablaría y mantendría muy bien a mis contactos: Cuando yo me gradué de derecho, Facebook apenas estaba comenzando y era una roja cerrada. Me hubiera encantado continuar relacionándome con mis profesores y compañeros de manera constante. Durante la época universitaria, se tiene que salir del mismo grupo de amigos y tratar de conocer o tratar con la mayor cantidad de personas posibles. De hacerlo nuevamente, podríamos haber tenido más programas extra curriculares y haber profundizado más mi amistad con personas de otros países o culturas. Existen muchos casos de éxito acerca de los estudiantes que utilizan las relaciones que cultivaron durante sus años de estudio para escalar en el mundo corporativo o organizar su propia empresa.

5. Vacaciones: Este tema sí creo que lo atajé correctamente y les cuento que hice. Me dediqué a avanzar mi carrera tomando clases adicionales, lo que me permitió graduarme antes de tiempo y ahorrar mucho dinero. También tomé en Panamá el curso para licenciarme como corredora de bienes raíces y como traductora pública autorizada, las cuales me han permitido generar ingresos adicionales desde el día que obtuvimos. Sabiendo lo que sé ahora, también podríamos haber tomado cursos adicionales prácticos en la vida real, como por ejemplo, un entrenamiento en ventas y mercadeo en línea. Ambos son indispensables en cualquier industria y aumentan nuestro valor profesional.

¡Muchos éxitos a todos y les deseo un excelente año escolar!

Si quieres ser emprendedora, baja mi libro completamente gratis: “Empieza antes de estar lista- las 20 tareas que puedes ir haciendo para organizar tu propia empresa mientras trabajas para alguien más” Busca mi libro gratis

BAJA GRATIS “EMPIEZA ANTES DE ESTAR LISTA” – Aprende como se arranca un negocio.