La importancia de cómo te ves

En las últimas décadas se ha abierto un mundo en el que las mujeres también lideramos empresas, eso sí siendo femeninas y mostrándonos poderosas.

Una uña astillada o un cabello desordenado es equivalente a una baja calificación para un puesto de alto nivel. Cuando una primera impresión se basa instintivamente en la apariencia, los desafíos en una empresa pueden parecer tan desalentadores como el trabajo en sí.

 Según Lynne Marks, presidenta de London Image Institute, una compañía que entrena asesores de imagen en todo el mundo, para un hombre es fácil, sabe qué ponerse… un traje nunca lo dejará mal parado. Pero para las mujeres es completamente diferente, muy poco maquillaje, maquillaje exagerado, cabello largo, una cartera descuidada, joyas estridentes, demasiado perfume… todos estos detalles reducirán tu credibilidad.

 “Desde un punto de vista comercial, tu estilo es extremadamente importante”, dijo Orlaith Blaney, director ejecutivo de McCannBlue, una agencia internacional de publicidad y digital en Dublín. “Se trata de crear confianza. Estamos pidiendo a nuestros clientes grandes sumas de dinero para hacer campañas de publicidad para ellos. Si te ves mal, puede estar asociado con no poder cuidar de su negocio. Creo que se subestimó la importancia de las primeras impresiones”.

 Las empresas corporativas no puede faltar el ejército de mujeres con trajes de saco, pantalón o falda. Pero tener una imagen seria no tiene porqué ser aburrida. La vestimenta apropiada para la oficina ciertamente ha cambiado a lo largo de los años.

 La ropa hace una fuerte declaración visual acerca de cómo te ves a ti mismo. La comodidad puede ser la forma en que te sientas más productiva, aunque en la era de “eres tu marca”, ¿son las sandalias, los suéteres, los jeans y la ropa llamativa o reveladora parte de cómo quieres que te juzguen? Puedes pensar que estás expresando tu individualidad, pero también podría estar enviando el mensaje de que no es una profesional seria.

 La vestimenta adecuada también es una forma de expresar respeto por la situación y las personas que viven en ella. Por lo tanto, tu aspecto puede cambiar dependiendo de las circunstancias comerciales. 

 Encuentra una figura en que te inspires, estudia cómo se viste y lo que refleja. Poco a poco empieza a experimentar con tu estilo e implementa lo que te gusta de tu modelo a seguir. Nota cómo las personas a tu alrededor ven el cambio cuando utilizas ciertos colores o piezas que antes no habías incorporado a tu estilo de vestir. Y basada en esas reacciones y tus metas como empresaria puedes darte cuenta de cómo te estás reflejando.

 Fíjate en los detalles, por ejemplo: los zapatos deben estar limpios, pulidos, sin marcas, y adaptarse al resto de tu atuendo. Los zapatos negros de tacón bajo, azul marino o neutros funcionan bien para la mayoría de los atuendos femeninos, pero un tacón ligeramente más alto servirá para darte confianza.

Para fines de reuniones y eventos de negocios, las mujeres debes considerar lo siguiente:

  • Usa ropa a medida: Vale la pena invertir en unos pocos conjuntos de alta calidad que son intercambiables que en varios conjuntos de baja calidad.
  • Color y patrones: Los colores y telas conservadores siguen siendo un estándar en la vestimenta de negocios para las mujeres. Use pantalones y trajes gris oscuro o azul marino. Las mujeres también pueden vestirse de negro si la ropa es profesional. Los vestidos de cóctel no son apropiados para reuniones de negocios.
  • Evita colores fuertes y patrones: deseas impactar en tus negocios, pero no como tu ropa. Deja a un lado esa blusa de los lunares morados o de leopardo.
  • Pantalones y trajes: Los pantalones están bien, pero se adhieren a los pantalones a medida con un pliegue. Evita las telas sintéticas como las mezclas de rayón y poliéster que carecen de calidad y pueden arrugarse. Asegúrate que los pantalones están limpios, planchados y sin arrugas. El dobladillo debe cubrir el tobillo pero llegar al piso. Incluso si tiene una figura esbelta, aléjate de los pantalones demasiado apretados.
  • Faldas y vestidos: el color y el material correctos son importantes, pero la longitud correcta es fundamental. Si te sientas en una silla y expones demasiado el muslo con las piernas cruzadas (o sin cruzar), el atuendo es demasiado corto. Si su falda tiene una abertura, debe ser pequeña, centrada en la parte posterior y no más alta que la parte posterior de la rodilla.
  • Camisas y suéteres: la primera regla es, no mostrar escote. Las blusas se deben adaptar y coordinar con el resto de tu atuendo. Asegúrate que la parte superior no sea transparente ni demasiado ajustada.
  • Ropa interior: la ropa interior debe dar soporte a tu figura y no mostrarse a través de la ropa. Si la línea del panty se muestra, eso significa que tu ropa está demasiado ajustada.
  • Zapatos: No uses tacones gruesos, zapatos con suela plana, tacones de aguja o zapatos con demasiada altura. Es importante usar zapatos que se ajusten bien para que pueda caminar cómodamente. Prueba y selecciona un color de zapato que coordine con el color de su bolso.

 La moda femenina en el mundo de los negocios no solo se trata de la ropa adecuada, el peinado y el maquillaje. Al igual que los hombres, las mujeres deben ser conscientes de cosas como: la elección de palabras, las habilidades de presentación e incluso la postura para proyectarse profesionalmente.

Patricia Villanueva es la creadora de Studio Camelia, una plataforma que apoya el emprendimiento desde las etapas iniciales. 

BAJA GRATIS “EMPIEZA ANTES DE ESTAR LISTA”- Aprende como se arranca un negocio.