Los empleados- el motor de tu empresa

Un negocio no solamente se compone de ideas o servicios bien ejecutados, sino de las personas que están detrás de ellos, los empleados.

Para mí, es una de las partes esenciales que debe perfeccionarse con el pasar de los años, la calidad del personal es el motor de una empresa.

Los empleados son el motor de tu empresa y el éxito de la misma depende de ellos. 

Aquí te doy algunas recomendaciones que tú puedes hacer para lograr resultados:

  • Contrata a gente más capaz que tu: Si así mismo como lo escuchas.  Si quieres que tu negocio crezca y no dependa de ti, tienes que contratar a gente más preparada y con más experiencia que tu. Yo sé que lo que digo no es fácil pues me vas a decir que no tienes como pagarles. En ese caso, te recomiendo que encuentres la manera de crear un puesto que pague un salario fijo y un monto por productividad y debes tener trazado una política clara para hacer socios. Desde que iniciamos Lovill en el 2009, crear un “career path”siempre fue una prioridad. En la firma no se reclutan empleados, sino posibles socios. 
  • Crea una atmósfera de confianza:  Promueve un ambiente de conexiones grupales. Participa en conversaciones que brinden apoyo al personal sin recurrir a comentarios despectivos o quejosos. Ten una política de “puertas abiertas” y empodera a los líderes de tu empresa para que tengan autoridad de solucionar por su cuenta. 
  • Trata los temas en privado: Reúnete en privado con los empleados para hablar acerca de cuestiones relacionadas con el comportamiento negativo. Hablen acerca de las políticas de la empresa y las convicciones acerca de las actitudes en el lugar de trabajo. Brinda a los empleados la oportunidad de hablar acerca de lo que los incomoda, y si está en poder, ayúdalos en sus molestias. Motívalos con tu apoyo.
  • Mejora los procesos: Si la empresa tiene funcionando muchos años, es probable que tengan que revisar los procedimientos para optimizar el rendimiento del trabajo. Establece nuevas reglas de comportamiento, fechas límites y todo lo que consideres necesario e incluso el implemento de nuevas herramientas para facilitar los procesos.
  • Incentiva al mejoramiento: Siempre es importante proponerles cursos, seminarios o congresos que sigan generándoles conocimiento. Existen muchos cursos gratuitos en línea, simplemente genera el espacio para que tus empleados puedan dedicarle el tiempo. Por ejemplo, una hora al día pueden reunirse en la sala de juntas para tomar algún curso en línea, así como es un ejercicio para que refresquen sus conocimientos, aportan muchísimo a la empresa.

Víctor Kuppers, autor del libro “El Efecto Actitud”, describe al trabajador estrella como: motivado, entusiasta, luchador y comprometido. Pero, ¿es posible que sean así? Sí y la forma de hacerlo es través de la automotivación, la proactividad y el entusiasmo. Una vez te hayas revisado a ti mismo, puedes empezar a cultivar esas mismas cualidades en los empleados. Es importante la formación y la experiencia profesional, pero hoy día las empresas nos preocupamos por encontrar a un trabajador que sea completo, aquí algunas de sus cualidades:

  1. Inteligencia emocional: En los últimos años, la inteligencia emocional ha tomado protagonismo en los colaboradores. Y se define en la manera que las personas se manejan eficientemente en la mayoría de las situaciones tanto en el ámbito personal como en el trabajo. Esta cualidad en el trabajo interviene en la toma de decisiones, calidad de las relaciones interpersonales y el apropiado control de las emociones como el enojo, la frustración o la apatía, entre otras. Si el empleado consigue controlar las emociones, lograremos también otras cualidades importantes, como la motivación, la empatía o la capacidad de liderazgo
  2. Ambición: Es importante conocer qué es lo que espera el empleado del trabajo, saber sus metas y aspiraciones tanto en vida personal, como el crecimiento profesional. Por ejemplo, a la hora de seleccionar un nuevo trabajador, las compañías valorarán el hecho que el demandante quiera saber manejar una nueva herramienta o dominar en alguna actividad.
  3. Compromiso: Según el diario El País, diferentes estudios que comparan las 100 mejores empresas en donde trabajar de Fortune con las 500 más grandes de Standard & Poor’s ponen de manifiesto que las empresas con trabajadores muy comprometidos tienen una media del 29% de mayor beneficio, un 50% más de clientes leales y un 44% más de posibilidades de dar la vuelta a unos resultados negativos que las empresas con trabajadores menos involucrados. El compromiso se compone de varias cosas: satisfacción, orgullo de pertenencia, implicación y satisfacción, esto definitivamente se traduce en rentabilidad para la empresa.
  4. Trabajo en equipo: Hoy día, las empresas valoran la capacidad de relación entre compañeros. El empleado debe estar dispuesto a convivir y colaborar. La habilidad de trabajar en equipo se enmarca dentro de la capacidad organizativa de una empresa y de su éxito a la hora de cumplir objetivos. Es cuantificable y se puede enseñar y potenciar. Además, supone que hay una estrategia que dirige la acción del equipo. Cada integrante estaría comprometido con una parte que hace funcionar la estrategia que se ha definido de antemano.
  5. Proactividad: La generación de iniciativas, emprendimiento de acciones y asunción de responsabilidades es bienvenido en cualquier empresa, el mejoramiento continúo debe ser una premisa. Sobre todo en estos tiempos en donde la tecnología toma un gran protagonismo, es importante para un trabajador ideal poder adaptarse y seguir a la vanguardia.

Si todavía no tienes una empresa, pero sabes que es algo que te gustaría tener en un futuro, te invito a que bajes mi libro “Empieza antes de estar Lista”. 

BAJA GRATIS “EMPIEZA ANTES DE ESTAR LISTA”- Aprende como se arranca un negocio.