Mejora el rendimiento de tu empresa delegando funciones

“Solo yo lo sé hacer”, “no te preocupes, yo lo hago”, “es que él / ella no entiende lo que tiene que hacer”, ¿te suenan familiares estas frases? Tal vez tú hayas sido víctima de este fenómeno en tu empresa. ¿El problema? No estás dedicado el tiempo suficiente a lo que realmente tienes que hacer y esto es importante para el negocio que acabas de empezar.

 Si la cabeza de la empresa no aprende a delegar, el equipo no funciona. No significa que no tengan habilidades, sino que no se pueda potenciar el talento de tus colaboradores. Utilizar todo el potencial de la planilla con un reparto estratégico de tareas y compromisos es mejorar la productividad y dar un valor agregado a la empresa sin invertir apenas recursos.

 Cambios inmediatos

Al empezar a delegar podrás las cinco cosas que mejorarán en tu empresa son:

  • Repartir las mejores funciones para que tu equipo se pueda concentrar mejor en sus tareas, por ende, tú no estarás tan sobrecargado de cargas. Además de mejorar el flujo de trabajo, integra más a tus empleados con la empresa, creando un sentido de pertenencia.
  • Se reduce el nivel de estrés. Cuando empieces a delegar funciones, verás cómo aumenta tu bienestar y cómo cuesta mucho menos comunicar las indicaciones. Tu equipo también estará más receptivo a actuar ante situaciones y no esperar que estés pendiente de todo.
  • Trabajo en equipo. Tus colaboradores al tener colaboradores, pueden interactuar más para encontrar una solución. Esto no significa que te alejarás de los procesos, sino que lo harás más proactivos. Al delegar tareas es necesario mejorar los canales de comunicación para que la asignación y el rendimiento de las asignaciones sea eficiente.
  • Más tiempo para ti. Una de las razones por las que una persona decide que tiene que delegar es porque no es capaz de concluir, de manera eficaz y dentro de los límites de la jornada laboral el trabajo que tiene asignado. Como dueña de una empresa, hay funciones que tienen más de ti. Por ejemplo: buscar nuevos clientes, pensar en estrategias de mercadeo, potenciar tus servicios o productos, planificar las tareas de tus empleados, entre otras.
  • Desarrollarás la capacidad de tus empleados. Al asignar solicitudes a otras personas, les tenemos la capacidad de aprender, crecer profesionalmente y desarrollar nuevas habilidades y destrezas que no habían puesto en práctica. En este punto es importante también ofrecemos a tus colaboradores las herramientas necesarias para hacer el trabajo, como: cursos, capacitaciones y demás.

¿Cómo puedo empezar a hacerlo?

Al seleccionar el personal en quienes tienen un delegado, es importante que lleven el tiempo en la empresa, que conozca bien su mecánica y procesos. No cometas el error de delegar en alguien que acaba de llegar, aunque tenga mucha iniciativa y ganas de adquirir compromisos. Experiencia, conocimiento, habilidad y actitud son factores primordiales en la persona que escoges.

 Es importante que la persona en la que se separa sepa quién lo supervisará, sus responsabilidades y requisitos es el proceso de supervisión que controlará. Esto le indicará si le dirán lo que hacer o si tiene que ser proactivo. También debe quedar claro a quién y cuándo debe informar, así como los recursos que pueden o no utilizar en la ejecución de la tarea.

 Sé específico en la función: en qué consiste, lo que esperas del trabajo, cómo se medirá su desempeño, cómo están ligadas estas tareas al objetivo de la empresa, con qué presupuesto cuenta, con qué personas deben colaborar, por algunos temas específicos.

 Lleva un seguimiento y evalúa los resultados cada cierto tiempo. Si algo no está funcionando, tienes que ver qué factor está influyendo en los resultados. Delegar no consiste en desentenderse por completo del trabajo que antes llevabas a cabo. Tú eres quien dirige la empresa o el departamento, de ti depende en el último término que se consigan los objetivos en el tiempo que se haya estimado. Ten en cuenta, además, los nuevos desafíos a los que te enfrentas.

Los miembros de tu equipo se merecen que les des crédito por sus logros. Díselo a tu equipo y ponlo también por escrito. Agradece, felicita, recompensa, aprecia y celebra. Esto les dio más confianza, los estimá para seguir aprendiendo y resultará en un equipo más leal y motivado.

No se debe olvidar que el tiempo es un recurso limitado y querer abarcar todo solo puede ocasionar que las cosas queden inconclusas o mal hechas. Aprender un delegado ayudará no solo a administrar mejor el tiempo, mejorar la productividad general y ayudar a ser un mejor líder.

 Patricia Villanueva es la creadora de Studio Camelia, una plataforma que apoya el emprendimiento desde las etapas iniciales. 

BAJA GRATIS “EMPIEZA ANTES DE ESTAR LISTA” – Aprende como se arranca un negocio.